Agrandar el pene es posible con técnicas de estiramiento

El tamaño del pene es algo que siempre inquieta a los caballeros. Se considera que mientras más longitud tenga el falo, representa mayor virilidad y capacidad de generar pasión sexual. Por ello, se suele preguntar de manera reiterada si existe alguna manera de alargar el pene masculino. Por este motivo, deseamos hablar sobre algunas de técnicas de estiramiento que han resultado efectivas. 

Una de las cuestiones en el alargamiento del pene es que no se debe perder rigidez. Ciertas técnicas de alargado hacen que el falo se torne flácido. Esto es algo que se debe evitar, pues entonces este miembro pierde poder de penetración. En tal sentido, se han diseñado desde procedimientos de masajes manuales hasta intervenciones quirúrgicas.  

La ciencia lo dice: el pene si se puede alargar

Hay mucho escepticismo en cuanto a este tema. ¿Realmente se puede incrementar el tamaño del falo? ¿O es solo un mito afirmar que este cambio se puede lograr?  Pues, mucho se ha especulado al respecto. De hecho, uno de las dudas que emergen es la poca cantidad de estudios científicos al respecto. ¡Pero esto es algo que ya ha cambiado!

Hay un estudio divulgado por una publicación británica de urología (BJUI, la British Journal of Urology International), que afirma que las extensiones del pene son una opción eficaz. Para ello, se valen de estadísticas que demuestran un gran porcentaje de éxito en los procedimientos de alargamiento del miembro viril. 

Las técnicas habituales en el alargamiento del pene

Hay muchas maneras de lograr este alargamiento. En dado caso, se recomienda ayuda profesional para saber cuál es el procedimiento más adecuado en cada caso.  Por eso, queremos hacer una breve mención de los métodos más frecuentes al respecto. 

Ejercicios de estiramientos manuales

Hay varios masajes para lograr acrecentar el pene. Quizás, el modo más usual al respecto es el llamado Jeiqing. Consiste en aumentar la presión arterial y presión sanguínea en el miembro viril. Es necesario apretar el pene y hacer un movimiento desde su base hacia el glande.  Este movimiento es descrito como “ordeño” por algunos especialistas. 

Cirugía

Hay varios tipos de cirugías llamadas faloplastia. Algunos son de alargamiento y otras son para incrementar el grosor. Por lo general, ambas modalidades se combinan. Con el estirmiento del hueso ilíaco, se logra una extensión de hasta 8 cm. Empero, lo habitual es lograr una prolongación promedio entre 3 y 4 cm. Para el grosor, se necesita de un  transplante autógeno, el cual puede ser un tanto costoso.

Inyección de biomateriales

Otra alternativa de índole quirúrgica. Implica inyecciones de PMMA, así como de una variante de silicona y otros productos. Empero, este procedimiento implica un detalle que a algunos caballeros les resulta desagradable. Para ejecutar estas inyecciones es necesaria una previa circuncisión, la cual es inevitable, pues de no realizarse fracasan los biomateriales. 

Uso de la bomba de vacío

La bomba de vacío para alargar el pene se coloca sobre el pene, pudiendo ser manual o mecánica. Su intención es que la sangre circule y cause una erección. La idea es que el pene se acostumbre a estar estirado, de esa manera su longitud puede ganar algunos centímetros milímetros adicionales.

Píldoras

Hay diversas píldoras que también hacen que la erección se logre con mayor bombeo de sangre. No obstante, hay que saberlas dosificar para evitar problemas posteriores. En dado caso, se sabe que ayudar a que el pene logre su máximo estiramiento logra que se estire algunos milímetros. Si bien no se logra mucho crecimiento, dota de confianza a los pacientes.

Se estima que la ciencia siga investigando sobre métodos para el crecimiento del pene. Empero, las técnicas más habituales son las que acabamos de mencionar.